NOTICIAS
Catatumbo: el rincón de Venezuela donde caen 1,6 millones de rayos por año
17 octubre, 2014

catatumbo

 

El estatus de Catatumbo como capital de las tormentas eléctricas del mundo fue reconocido oficialmente en enero de 2014, cuando el Libro Guiness de los Récords lo incluyó como el lugar con “más alta concentración de rayos en el mundo”.

 

Kifuka, una localidad de la República Democrática del Congo, produce la impresionante cifra de 158 relámpagos por kilómetro cuadrado por año: Catatumbo destruye ese record con 250 rayos por kilómetro cuadrado, y el asombroso promedio de 1,6 millones de relámpagos por año.

 

La mayoría de expertos estima que hay rayos sobre Catatumbo entre 140 y 160 noches al año, con flashes que pueden verse entre 7 y 10 horas cada vez.

 

Los meteorólogos todavía no han identificado las razones por las que en Catatumbo se producen las tormentas eléctricas más persistentes del planeta, pero la teoría más aceptada dice que vientos procedentes del Caribe soplan aire caliente sobre las aguas salobres del Lago de Maracaibo antes de chocar con aire frío de los Andes.

 

Highton dice que imágenes de satélite de la NASA han registrado dos epicentros de tormenta que contribuyen a los rayos: uno sobre el río Catatumbo, que generalmente comienza al atardecer, y otro –aún más grande– sobre la costa suroccidental del Lago de Maracaibo, que comienza más tarde en la noche y produce los brillantes relámpagos blanco azulado cerca del Campo Catatumbo.

 

A veces, los rayos caen muy cerca. En noviembre de 2012 el pararrayos en la casa de Highton fue impactado directamente.

 

Efecto sobre el ozono

 

El ambientalista venezolano Erik Quiroga cree que las tormentas podrían ayudar a reparar el daño en la capa de ozono y está liderando una campaña para que todo el ecosistema que las produce sea reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

 

“Basados en el hecho de que hay un ciclo de tormentas eléctricas nocturnas de nube a nube, es posible que parte del ozono generado llegue a la parte inferior de la capa de ozono”, escribió Quiroga.

 

Hasta ahora no hay estudios científicos que respalden esta hipótesis, pero el físico y presentador de televisión británico Brian Cox, quien vino aquí en 2010 para filmar escenas para su serie documental de la BBC “Maravillas del Universo”, ha dicho que cree algo parecido.

 

 

Leer más

Fuente: BBC Mundo

NOTICIAS
RELACIONADAS