NOTICIAS
La peligrosa marea roja que amenaza las costas de Florida
10 noviembre, 2014

marea_roja_florida

 

En un sitio que se precia de tener unas playas paradisíacas de color turquesa, que el agua se tiña de rojo es algo preocupante.

 

La marea roja de Florida, en Estados Unidos, causada por algas propias del Golfo de México, se genera anualmente como un fenómeno natural pero ha venido creciendo en intensidad y tamaño en los últimos años.

 

La causa exacta de este aumento es aún un misterio que tiene ocupado a los científicos pero se acepta que en parte se debe a la polución del agua generada por el desarrollo urbano y la actividad humana.

 

Como es de esperar, esto está ahuyentando a los turistas que van a las playas de la costa oeste del estado y está generando graves daños económicos.

 

Pero lo que es aún peor, este tipo de alga tóxica (la karenia brevis) es muy perjudicial para la salud, en especial para quienes sufren de asma y otras enfermedades respiratorias.

 

También está matando peces y mariscos y obligando a las autoridades a poner fuera de la circulación la pesca que ha entrado en contacto con las algas.

 

“Aquí se ha vuelto común que aparezcan en la orilla colinas de peces muertos amontonados”, le dice a BBC Mundo Bruce Neill, un ecologista de Sanibel Island, en el suroeste de Florida.

 

Las mareas rojas se vienen formando en el Golfo de México desde hace siglos. Hay incluso registros de los tiempos de la colonia española en Florida que la mencionan, así como la aparición de peces muertos en la costa.

 

Pero la marea que se formó este verano al noroeste de Florida es una de las mayores de las que se tiene constancia.

 

Alcanzó un tamaño comparable al del estado de Connecticut con unos 15.000 kilómetros cuadrados.

 

Por fortuna se acabó dispersando, pero en estos momentos se ha formado otra gran mancha de 65 kilómetros de largo que se sitúa a 56 kilómetros de la costa suroeste, entre las ciudades de Naples y Fort Myers.

 

Para los pescadores de la zona esto supone una pesadilla. Las autoridades cierran los caladeros que han entrado en contacto con las algas y ellos se ven obligados a permanecer en tierra.

 

Se ha estimado que los daños económicos directos ascienden cada año a US$82 millones.

 

El año pasado las algas rojas causaron la muerte de 272 manatíes al infectar las hierbas de las que se alimentan estas criaturas en peligro, que de hecho suelen morir más habitualmente por las colisiones con los barcos de recreo.

 

Intoxicación

 

No hay nada que se pueda hacer para contener la marea, según le explicó a BBC Mundo, Aline Corcoran, investigadora de la Fish and Wildlife Commision del estado de Florida.

 

En los años 50′ se intentó matar al organismo con sulfato de cobre pero el método resultó siendo contraproducente al dispersar aún más las toxinas venenosas.

 

 

“Lo mejor que podemos hacer es informar y proteger la salud pública”, dijo Corcoran. Su departamento y funcionarios de Agricultura trabajan en un programa para evitar que la pesca contaminada llegue al mercado.

 

 

Leer más

Fuente: www.bbc.co.uk

NOTICIAS
RELACIONADAS