NOTICIAS
Los fósiles de mastodontes nos dicen cómo era el clima hace 120.000 años
6 diciembre, 2014

clima_mastodontes

 

¿Cómo era la vida en la Tierra hace 120.000 años, cuando el clima era similar sino más cálido que el de hoy día? ¿Y cómo se adaptaron los animales a este cambio de clima?

 

Estas son algunas de las preguntas que un equipo de científicos en Colorado, Estados Unidos, espera responder gracias al hallazgo de un “tesoro” formado por antiguos huesos de animales gigantes cerca de Snowmass, un pueblo en las afueras de Aspen.

 

Aunque los huesos de 35 mastodontes (macho y hembra) y otras cincuenta especies -entre las que figuran mamuts, perezosos gigantes, osos y bisontes además de insectos y hojas de árboles- fueron descubiertos por azar, durante un proyecto de construcción en 2010, los primeros resultados de la investigación fueron publicados recientemente en la revista Quaternary Research.

 

Una de las conclusiones a las que llegaron es que el clima más cálido le permitió a los bosques alcanzar una altura de 760 metros más sobre la falda de la montaña respecto a la línea de vegetación actual, ubicada a unos 3.500 metros sobre el nivel del mar en Snowmass.

 

Estiman también que los bosques eran más densos y que había una mayor distribución de árboles de menor tamaño y pastizales en condiciones más secas.

 

“El sitio es espectacular porque tiene un solo cúmulo continuo de sedimento del período interglaciar más reciente, de hace aproximadamente 120.000 años, cuando las condiciones eran similares al presente”, señaló Ian Miller, presidente del Departamento de Ciencias de la Tierra en el Museo de Historia Natural y Ciencias de Denver, codirector del proyecto que se ocupa de clasificar el material.

 

“Es un registro maravilloso de la última vez que (nuestro planeta) era tan cálido o más cálido que en la actualidad”, añadió Miller.

 

En opinión de los arqueólogos, el estado de presevación de los fósiles es excepcional.

 

Modelos climáticos

Según explican los investigadores, la información que se desprende del estudio de los huesos es suficientemente sólida como para contrastar sus modelos climáticos, ya que muestra la naturaleza del cambio climático y las alteraciones del medio ambiente que ocurrieron sin la interferencia de la actividad humana.

 

Esto pone en evidencia lo complejo que es comprender el impacto de los gases con efecto invernadero cuando se combina con los cambios naturales que ocurren en el clima de la Tierra.

 

El sitio donde fueron hallados los huesos era antiguamente un lago natural, localizado a 2.700 metros por sobre el nivel del mar.

 

Leer más

Fuente: BBC Mundo

NOTICIAS
RELACIONADAS