NOTICIAS
¿Nacieron los animales de un mundo helado o fueron ellos los que congelaron el mundo?
19 enero, 2015

mundo_helado

 

El hielo paralizó a la tierra

Donde una vez hubo olas rompiendo en la costa tropical y cálidas aguas rebosantes de vida, de pronto solo existió el silbido del viento y un paisaje estéril frío, cubierto de hielo.

 

Incluso en el ecuador -el lugar más caliente en la Tierra- la temperatura promedio fue de un -20° C, equivalente a la temperatura que hoy tiene la Antártica.

 

La mayoría de la vida fue aniquilada y las criaturas que sobrevivieron acurrucadas en pequeñas en los escasos manantiales calientes continuaron burbujeando.

 

Este periodo se conoce como “Tierra bola de nieve”, un congelador que comenzó hace alrededor de 715 millones años y mantuvo a la Tierra en sus garras heladas durante unos buenos 120 millones años.

 

“No hay otros períodos glaciales comparables sobre la Tierra. Este fue realmente catastrófico”, dice Graham Shields del University College de Londres, en Reino Unido.

 

Sin embargo, algunos científicos creen ahora que esta aplastante catástrofe llevó a uno de los pasos más increíbles de la evolución: el desarrollo de los primeros animales, y a un dramático florecimiento de la vida, conocida como la explosión cámbrica.

 

La vida después del frío

 

Hasta ahora la explosión cámbrica sigue siendo un enigma. Pero quizá la catástrofe de hielo pueda ayudar a explicarla.

 

La evidencia sobre la Tierra bola de nieve surgió a principios de los 1990s. Inesperadamente, los geólogos descubrieron evidencia de glaciares en los trópicos.

 

Muchos de los científicos coinciden en que su formación ocurrió repentinamente. Pero, ¿por qué este periodo de frío extremo derivó en una explosión de vida?

 

Una de las teorías es que el hielo impulsó a las plantas microscópicas, que liberan oxígeno como producto de desecho. Durante la bola de nieve los glaciares habrían acarreado enormes cantidades de polvo rico en fósforo lejos de las rocas subyacentes.

 

Entonces, cuando el hielo se retiró al final de la bola de nieve, los ríos llevaron este polvo a los océanos, donde alimentó a los microbios.

 

En 2014 Noah Planavsky de la Universidad de Yale encontró evidencia más directa. Su equipo estimó los niveles de oxígeno antes de la época de la Tierra bola de nieve, mediante el estudio de cromo en rocas antiguas.

 

Planavsky piensa que el nivel es demasiado bajo para respaldar la vida animal compleja. “Es razonable esperar que un aumento de oxígeno allanaría el camino para el desarrollo de los animales y la diversificación de los ecosistemas”.

 

Pero hay un problema con esa idea. Experimentos publicados en 2014 mostraron que algunos animales pueden sobrevivir con mucho menos oxígeno de lo que se pensaba.

 

Un ejemplo son las esponjas, uno de los animales más antiguos, que necesita sólo 0,5% de los niveles modernos de oxígeno. Esto sugiere que el oxígeno no es la única explicación para gatillar la explosión cámbrica.

 

Sobrevivientes congelados

En años recientes otra idea ha tomado prominencia. Quizá fue el mismo hielo el que condujo al cambio evolutivo, dice Richard Boyle, de la Universidad de Dinamarca del Sur en Odense.

 

“No hay animales más complejos que la esponja antes de los últimos eventos de glaciación de la bola de nieve. Y en mi opinión, esto no es coincidencia”, dice Boyle.

 

“Durante el período de la bola de nieve, la vida fue confinada a pequeñas áreas de climatización geotérmica, y experimentó frecuentes caídas de población”, dice Boyle.

 

Las poblaciones sobrevivientes se redujeron a un puñado de organismos.

 

Boyle sugiere que estos pequeños grupos de sobrevivientes generalmente estuvieron estrechamente relacionados, lo que los animó a colaborar más de lo habitual.

 

Pero la mayoría de los geólogos ya no creen en la idea de una rígida Tierra bola de nieve.

 

Desde hace mucho tiempo que los biólogos saben que los animales son más propensos a ayudar a sus parientes cercanos porque al hacerlo se pueden beneficiar sus propios genes, que por la misma relación.

 

Por ejemplo, los animales salvajes son propensos a adoptar huérfanos que están relacionados con ellos, pero no a los huérfanos que no están relacionados.

 

 

Leer más

Fuente: www.bbc.co.uk

NOTICIAS
RELACIONADAS