NOTICIAS
¿Por qué en Australia cubren las uvas con protector solar?
13 enero, 2015

proteccion_solar_uvas

 

En la década de 1980 la caricatura de una gaviota en camiseta y pantalón corto y con un sombrero en la cabeza era la encagada de advertir a los australianos, amantes del sol, que debían protegerse de los rayos ultravioleta.

 

Así, el bloqueador solar ha protegido la piel de los habitantes de Australia durante generaciones.

 

Pero hoy se le está dando otro uso: se está utilizando para salvaguardar a las uvas ante las candentes temperaturas.

 

En el viñedo de Tyrrell’s Wines, en el valle de Hunter, 165 kilómetros al norte de Sidney, el sol de mediodía abrasa algunas de las viñas más antiguas de Australia.

 

Datan de finales del siglo XIX y han prosperado en condiciones muy duras.

 

La calidad del vino añejo depende no sólo del sol y del suelo, sino también de la temperatura.

 

Un clima muy caliente puede infligir daños muy serios a los viñedos.

 

Mucho calor hace que las bayas se sequen y arruguen o que directamente se quemen.

 

“Así como embadurnas a tus hijos de crema bloqueadora cuando se van a exponer al sol, nosotros se la ponemos nosotros a las uvas, con un aerosol”, dice Bruce Tyrrel, el director ejecutivo de Tyrrel’s Wines.

 

“Los viñedos adquieren un curioso tono azul blanquecino, y si te fijas en las uvas, ves que están cubiertas por una ligera película”.

 

Pero no solo la ciencia está ayudando a los viticultores a proteger sus cosechas en un país en el que las temperaturas pueden exceder los 45 grados.

 

“Plantamos las vides en hileras que van de norte a sur, de modo que el sol occidental no incida directamente sobre la fruta”, dice Tyrrell.

 

El factor calor en los negocios

 

Los científicos han predicho que el cambio climático hará que las olas de calor sean más frecuentes y severas en Australia.

 

Y cuando el mercurio alcanza sus cotas más altas, también lo hacen los costos económicos.

 

Cuando una ola de calor asoló Melbourne durante cuatro días este mismo enero, se estima que las empresas de la ciudad perdieron unos US$8 millones de ganancias cada día.

 

El profesor Christopher Wright, de la Escuela de Negocios de Sidney, explica que muchas industrias deberían hacer que sus operaciones sean resistentes al calor, incluyendo los agricultores, los minoristas y las compañías aseguradoras.

 

“Las grandes superficies comerciales enfrentan ya un dramático aumento del coste de la electricidad, porque tienen que usar más aire acondicionado”, señala.

 

Y añade: “Muchos negocios no están preparados para lo que viene”.

 

Alerta sanitaria

 

Las olas de calor causan cada año en Australia más muertes que cualquier otro desastre natural.

 

Y suponen un riesgo particular para la base de la economía: la fuerza de trabajo.

 

 

Leer más 

Fuente: BBC Mundo

NOTICIAS
RELACIONADAS