NOTICIAS
Un acuerdo ambicioso por el clima
16 octubre, 2014

acuerdo_clima

 

Los asistentes al Encuentro Bibo sobre el cambio climático trazaron un camino hacia la Conferencia de las Partes de Lima (COP 20) que tendrá lugar al finalizar el año en Perú. Una de las últimas oportunidades que tienen las naciones del mundo para ponerse de acuerdo en acciones para frenar al calentamiento global.

 

El evento contó con la participación de expertos de WWF, de los ministerios de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores, de las secretarías de Ambiente, miembros de embajadas y líderes de bloques negociadores como la Asociación Independiente de América Latina y el Caribe (Ailac).

 

Lima será el preámbulo para la posible firma de un compromiso ambicioso: los casi 200 países que hacen parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático podrían crear un acuerdo global jurídicamente vinculante que se definirá en la COP 21 de París en el 2015 y que reemplazará al Protocolo de Kioto. “La COP de Lima tiene que abonar camino para la COP de París”, dijo Alicia Lozano, especialista en política de la Embajada de Holanda.

 

El hecho de que la COP de este año se realice en Latinoamérica representa una oportunidad de oro para el territorio. Mariana Panuncio, directora de cambio climático para América Latina y el Caribe de WWF, explicó que nuestra región nunca ha utilizado una sola voz y esto impacta las negociaciones de cambio climático. Pero es el momento en que varios países podrán plantear sus desafíos y oportunidades climáticas, poner sobre la mesa contribuciones fuertes y demostrar que, “a pesar de las diferencias, es más lo que nos une, que lo que nos distancia”.

 

De hecho, el potencial de liderazgo de los países latinoamericanos es fuerte. Por nombrar algunos ejemplos: Chile ya tiene un impuesto para las emisiones de carbono; Brasil redujo en un 70% su deforestación; México es el segundo país, después del Reino Unido, y el primero en vía de desarrollo, en formular una ley de cambio climático; Costa Rica está próxima a convertirse en una economía carbono neutral y Colombia se comprometió en reducir su deforestación en la Amazonia para 2020.

 

La posición de Colombia espera que el acuerdo tenga compromisos en tres temas, como lo dijeron María Laura Rojas, del Ministerio de Relaciones Exteriores, y Pablo Vieira, viceministro de Medio Ambiente: mitigación (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero), adaptación (cómo hacer que la economía, la sociedad y los ecosistemas sean resilientes a los impactos del cambio climático) y los medios de implementación para poder ejecutar acciones de mitigación y adaptación (que incluyen lo recursos financieros, la tecnología y la construcción de capacidades).

 

Pero no sólo es una cuestión de América Latina. Como aseguró Luke Durkin, de la embajada de EE.UU., “sería imposible tener un acuerdo sin los EE.UU. Pero también lo sería sin Brasil, India, China o los países vulnerables”.

 

Este, entonces, no es un año cualquiera, sino el último antes de que se adopte un nuevo tratado con toda la fuerza legal aplicable a todos los estados, desarrollados y en desarrollo. Es el momento para evitar que el planeta se extinga a cuentagotas. Y aquí la acción debe ser de todos, como lo expresó Isabel Cavelier, líder de Ailac: “cada persona desde su rol tiene que hacer un esfuerzo particular. Desde el ciudadano hasta el presidente”.

 

Fuente: El Espectador

NOTICIAS
RELACIONADAS